Quizá te hayas preguntado alguna vez qué va antes, si el lenguaje o el pensamiento. Desde nuestra academia con clases de inglés para niños en Pozuelo de Alarcón te vamos a explicar que ambos, lenguaje y pensamiento, se influyen mutuamente. Nuestra lengua materna, sea esta cual sea, influye en la manera en que nuestro cerebro procesa la información y, a su vez, en nuestras relaciones interpersonales.

Cuando realizamos una acción, se crean conexiones sinápticas entre nuestras neuronas. Así, cada vez que repetimos esa acción, la nueva conexión se va reforzando hasta convertirse en un hábito automático. Por eso, aprender algo nuevo supone un esfuerzo inicial comparado con un aprendizaje ya consolidado.

En las clases de inglés para niños en Pozuelo de Alarcón, tus pequeños también aprenderán esa interacción recíproca entre lengua y pensamiento que se ve a su vez influenciada por la cultura. Resulta imposible separar un idioma de su contexto histórico y cultural, con todo lo que ello implica para su desarrollo, crecimiento y formación.

Y si algo tiene conocer otras culturas, ya sea a través de los viajes físicos o los de la imaginación, que a los pequeños les sobra, es que siempre sirve para expandir la forma de mirar el mundo y sus múltiples realidades. En definitiva, a crear nuevas conexiones neuronales.

Aprender un nuevo idioma o ampliar el conocimiento de uno que ya se conoce, ayuda doblemente a aumentar la perspectiva. Por un lado, porque los nuevos aprendizajes ejercitan el cerebro. Por el otro, porque estos aprendizajes están relacionados con otras maneras de ver, de sentir y de pensar.

De este modo, y poco a poco, tus hijos se dan cuenta de manera natural, que en su lengua materna hay una palabra para definir un estado de ánimo que en otra lengua no existe. Y al revés, conociendo nuevas expresiones que les permiten nombrar algo de lo que hasta el momento no eran conscientes.

En Cool School sabemos lo que significa aprender un idioma y todo lo que ello implica para tus hijos. Ven a conocernos, y permíteles que abran su mente.